lunes, 20 de junio de 2011

Greña, ¡estás llegando!

Es tan genial despertar y descubrir que estoy haciendo lo que me gusta, y que me pagan por ello, hasta que veo que no he dormido, ni sacado tiempo para siquiera comer... Pero ahí es cuando se siente ese rico amorrrrr al dinero que me mantiene trabajando.

Hoy desperté de pésimo humor, pues luego de trasnochar, me obligan a ir a investigar algo que no tiene nada que ver conmigo, pero como soy buena hermana, ni modo, tenía que ceder.

Pero ¡naaaaaaaaaah! ahora recibí una llamada en la que me informan que quieren ver mi trabajo, a ver si logro un picoteo buenísimo. :D ¡ESOOOO!
Ojalá que lo logre, de ser así, me pondré muy muy felí'.
O sea, yo soy felí', pero tú sabe', MUY MUY es mucho más que felí' pela'o. :P

Y así fue como olvidé el pésimo humor de más temprano.

Bai.

(Otra entrada sin sentido)